Atras

La Virgen Divina Pastora llegó a la Catedral de Barquisimeto

El paso de la multitudinaria procesión de la Virgen Divina Pastora por Barquisimeto, estado Lara, recordó el sacrificio milagroso del sacerdote Macario Yépez ocurrido en 1856.

El cronista de Barquisimeto, Ramón Querales, rememoró que ese año una epidemia de cólera azotó a esta ciudad, como sucedía en otras regiones de Venezuela y de América Latina en aquella época.

Señaló que la epidemia "acabó con miles de vidas sin que poder humano alguno pudiera impedir el desastre, por la pobre preparación médico-sanitaria de Venezuela de aquella época y la incapacidad de enfrentar emergencias de esa magnitud".

Los habitantes trajeron en procesión a la Divina Pastora de Santa Rosa a Barquisimeto, como una súplica para que terminara la epidemia.

Relata el historiador y sacerdote Nectario María que el párroco de la iglesia Claret, el presbítero Macario Yépez, imploró a la Divina Pastora que acabara con el sufrimiento del pueblo.

El sacerdote, según cuenta la historia religiosa, pidió convertirse en la última persona en morir de cólera en la ciudad. La promesa se cumplió. El padre Macario Yépez murió días más tarde y desde entonces la epidemia desapareció de la ciudad. La desaparición del cólera se le adjudicó a un milagro de la Divina Pastora.

El Carabobeño

Atras